miércoles, 8 de febrero de 2012

Reyes de la aritmética a los 9 años


Los dos hermanos posan con sus trofeos. | H. S.
EDUCACIÓN | Genios de las matemáticas
  • Dos hermanos mallorquines ganan el Mundial de Cálculo Mental
  • Son capaces de resolver 70 operaciones matemáticas en cinco minutos
  • 'Mis hijos solo practican 5 o 10 minutos al día' dice su madre
A simple vista parecen dos niños corrientes. Se entretienen jugando con un truco de magia aprendido en su último viaje, tienen cara de no haber roto un plato y no paran ni un momento. Llevan esa inquietud inherente a todo niño marcada en su ADN. Sin embargo, no son como los demás. Parecen los protagonistas de la versión 2.0 del tebeo Calculín. Soncapaces de resolver 70 complejas operaciones matemáticas en el tiempo en que otro niño cualquiera de su edad se come un bocadillo. Solo necesitan cinco minutos. Y sin la ayuda de ninguna calculadora, lápiz o papel. Ellos son Ronit (9 años) y Samir Motwani (10 años), dos hemanos mallorquines de ascendencia india que se han proclamado esta semana ganadores del Campeonato Mundial de Cálculo Mental Aloha, celebrado la semana pasada en Malasia.
La relación de estos dos hermanos con los números comenzó hace tres años, cuando su madre, Kiran Motwani, harta de las malas notas de su hijo pequeño (Ronit) decidió buscar soluciones. Fue entonces, en unas vacaciones en India, cuando una amiga le aconsejó el programa de desarrollo mental para niños Aloha, que utiliza el ábaco para potenciar el desarrollo del hemisferio derecho del cerebro. Un año después, los resultados eran más que evidentes, "pasó del suspenso al sobresaliente y su motivación e interés se incrementaron notablemente" asegura orgullosa su madre. El método convenció de tal manera a Kiran que decidió implantarlo en Mallorca y la franquicia ya lleva operativa en España desde diciembre de 2009. Desde entonces sus hijos ya han ganado dos campeonatos mundiales (2010 y 2011) y han quedado segundos en otro (2009).
Al contrario de lo que pueda parecer, para conseguir estos resultados no hacen falta intensas sesiones de entrenamiento ni largas jornadas de estudio o preparación. "Mis hijos solo practican 5 o 10 minutos al día, además de las dos horas de clase semanales" añade Kiran al tiempo que apunta que "no les quita tiempo para jugar al fútbol, hacer los deberes o incluso divertirse con la consola".
Aficionados al fútbol y seguidores del Real Madrid, Tanto Ronit como Samir tienen claro que son los más rápidos haciendo cálculos, aunque entre ellos no se ponen de acuerdo. Mientras el mayor cree que los dos son igual de rápidos, el pequeño lo tiene claro: "El más rápido soy yo". Ambos destacan que todas las operaciones les resultan muy fáciles aunque tienen sus preferencias. El mayor se inclina por las multiplicaciones mientras que el pequeño prefiere las sumas y las restas, "son más fáciles" asegura.
Pese a los premios y capacidades de sus hijos, Kiran tiene los pies en el suelo y cree que "todos los niños son capaces de hacer lo mismo que Samir y Ronit, solo hace falta un poco de motivación" para conseguirlo. Además, aunque el programa usa las matemáticas como herramienta, el objetivo último es el desarrollo completo del cerebro, lo que redunda en mejoras en el comportamiento, disciplina, orientación espacial o memoria fotográfica. De hecho además de sus habilidades con el cálculo matemático, ambos hablan cuatro idiomas, están aprendiendo un quinto y ya saben tocar la guitarra. Toda una declaración de intenciones para el futuro.

El ábaco como clave

El programa Aloha Mental Arithmetic está diseñado específicamente para niños de 4 a 13 años y utiliza el ábaco como instrumento clave para la enseñanza del cálculo mental, lo que permite potenciar el desarrollo del hemisferio derecho del cerebro. Ahí residen la capacidad de memoria visual, concentración y orientación y el control de los aspectos no verbales de la comunicación.
Con el ábaco, los niños son capaces de realizar operaciones aritméticas de hasta 17 dígitos sin ayuda de calculadora y a medida que el alumno va completando niveles, el temario se va complicando pasando de sumas y restas a multiplicaciones, divisiones, potencias, raíces cuadradas e incluso operaciones combinadas.
Sus responsables en España aseguran que una vez finalizado el programa, los alumnos no necesitan clases adicionales puesto que el proceso de aprendizaje ha concluido. Además, los beneficios que el programa aporta a los niños perduran de por vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario