martes, 2 de julio de 2013

Biografía para niños: Albert Einstein





Si hubiésemos podido preguntarle a Albert Einsten que cómo se describiría a sí mismo, habría contestado sin duda que cómo un pensador.

La originalidad de sus ideas y teorías científicas se basan en su increíble capacidad de pensar y reflexionar, sin limitarse a lo que se reconocía como verdades indiscutibles. Desde niño, Albert, se cuestionó todo sobre el mundo que lo rodeaba.

Albert Einstein nació en la ciudad de Ulm en Alemania el 14 de marzo de 1879 y no fue precisamente el niño brillante que cabría esperarse. Sus padres estuvieron preocupados desde un comienzo por su lentitud para comenzar a hablar, a comunicarse y a relacionarse.

Se dice que Albert no habló ni una sola palabra en sus 4 primeros años y que un día durante la cena dijo: “la sopa está caliente”. Sus padres asombrados le preguntaron por qué si podía hablar, nunca lo había hecho. Albert respondió: “Porque hasta ahora, todo estaba bien”.

Durante sus primeros años, Albert no demostró ningún interés en jugar con otros niños o en los deportes. El prefería quedarse en casa haciendo grandes construcciones con bloques de madera o con las cartas de la baraja.